644 461 546 / 618 357 342 info@birdwatchasturias.es
Curiosidades sobre las aves. Un pájaro muy cuco
Cuco adulto

Curiosidades sobre las aves. Un pájaro muy cuco

Algunas aves pasan el invierno en lo que para ellos es el Benidorm de los europeos: viajan hasta África, más abajo del Sahara, y regresan en primavera para tener su descendencia. Todos los años hacen este viaje en dos ocasiones. Algunas especies se han dado cuenta que viajar tanto, y además tener que sacar adelante una familia, requiere mucha energía y esfuerzo.

Una forma muy efectiva para evitar tanto trabajo es que alguien se encargue de criar tu descendencia. Así pues, algunas especies, como cucos y críalos, cuyo nombre ya nos da alguna pista, se dedican a encargar la crianza a unos padres adoptivos a la fuerza.

Dar nombre a la expresión “ser muy cuco”

La hembra de cuco deposita un único huevo en el nido de la especie parasitada. Esta especie puede ser un carricerín, un petirrojo, pero siempre alguna especie insectívora de menor tamaño. Además de depositar ese huevo, la hembra, retira uno de los huevos originales. Los que entran por los que salen. Finalmente, cuando el huevo de cuco eclosiona, aparece un pollo con unas habilidades especiales. Lo primero que hace al nacer es expulsar del nido a sus hermanastros y hacerse con todo el cuidado de los padres. Así, todo el alimento es para el cuco.

Cuco alimentado por un petirrojo
Cuco alimentado por un petirrojo

Los padres adoptivos no se dan cuenta del engaño en ningún momento. Incluso cuando el cuco crece, y crece y duplica o triplica el tamaño de los padres, llegando a verse imágenes que parecen cómicas debido a la diferencia de tamaño entre los hospedadores y el cuco.

Una vez que han terminado su periodo de desarrollo, inician el viaje a África. La primavera siguiente volverán en busca de otros nidos que ocupar.

Por si quieres ser muy cuco.

Deja una respuesta

Cerrar menú