Etiqueta : nidos

PRIMER ENCUENTRO NACIONAL TURISMO DE OBSERVACIÓN DE LA NATURALEZA

Los días 19, 20 y 21 de mayo se celebró en Somiedo el www.encuentronaturewatch.com Desde el primer momento en que oímos hablar de él nos pareció tan interesante como necesario para el sector. Lo organizaban Luis Frechilla de www.daboecia.com   y Alfonso Polvorinos de www.elecoturista.com

Logo de Nature Watch

Logo de Nature Watch

La idea era crear un punto de encuentro de amantes de la naturaleza, ecoturistas, empresas de turismo de observación de fauna y  administraciones públicas. Todo esto cocinado con unas ponencias a cargo de personal muy cualificado y con unos contenidos muy trabajados. La salsa de este plato eran unas salidas en la madrugada para intentar ver osos y la proyección de la película Cantábrico. Los postres serían una mesa redonda para exponer los distintos puntos de vista del sector, así como buscar formas de evitar que se produzcan molestias a los animales observados.

Un participante buscando osos

Un participante buscando osos

Pensar en todo esto como una idea ya me parece una proeza pero, además, conseguir unir tantos esfuerzos y que la organización del evento fuese un completo éxito, creo que solo está al alcance de muy pocos.

Sala de ponencias

Sala de ponencias

Asistió gente de casi toda España. Todas las personas con las que hemos hablado, salieron encantados con el encuentro, diciendo maravillas de la organización, de las ponencias, de las salidas de campo, de la proyección de la película, incluso de la facilidad para encontrar alojamiento.

Mural con dibujos de pájaros

Mural con dibujos de pájaros

Nosotros asistimos como colaboradores; participamos con un taller de fabricación de cajas nido y otro de inicio en el mundo de la ornitología, para los niños del colegio de Pola de Somiedo. Además de los talleres intentamos ayudar en lo que se pudiera, pero hay reconocer que no fue necesario, estaba todo bajo control.

Niños mirando con prismáticos

Niños mirando con prismáticos

Por si esto fuese poco, se preocuparon de que no nos faltase nada, nos trataron como invitados de lujo. De verdad que fue un placer poder asistir a la materialización de esta estupenda idea a cargo de unos magos como Luis y Alfonso.

Muchas gracias por todo y, por favor, que no falten un 2º y hasta un 10º encuentro.

ME HE ENCONTRADO UN POLLUELO, ¿QUE HAGO?

Con el comienzo de la primavera los pájaros inician su proceso de reproducción, se emparejan y se dedican a la dura tarea de sacar adelante una nueva prole. En ocasiones, este proceso lo repiten dos veces cada año.

Una vez que los pollos salen del huevo, pasan unas semanas creciendo en el nido hasta que, por fin, pueden volar y marchar de casa.

Este momento de la crianza coincide con otro de mucha actividad de las personas en el campo. La mejoría del tiempo, el cambio de hora que prolonga las horas de luz y la aparición de hojas en los árboles y de flores, hacen que salgamos más a disfrutar del campo. Muchas veces, cuando en esos paseos nos encontramos con pollos de pájaros en el suelo, nuestro primer instinto suele ser protector: pobrecito, se habrá caído del nido, esta huérfano, tengo que ayudarle, son pensamientos que nos suelen pasar rápidamente por la cabeza.

La pregunta es: ¿sabremos reaccionar de forma adecuada ante una situación así? Siempre actuando desde la buena fe, hay personas que se lo llevan a casa para tratar de cuidarlo, alimentarlo y posteriormente devolverlo a su medio natural. Pero esto no es lo mejor que podemos hacer por ellos.

Estos pollos que nos encontramos en el suelo y que apenas pueden volar deberíamos dejarlos donde están. Normalmente son crías que se cayeron del nido. Pero eso no quiere decir que estén abandonados, muchas veces los padres les siguen alimentando aunque estén fuera del nido, en alguna de las ramas que quedan por debajo del mismo o incluso en el suelo. También existen los pollos volantones: son crías bastante avanzadas que pueden haber caído del nido en su ejercitación de los músculos alares o en algún vuelo de práctica.

Pero no todos los casos son así: hay aves nidífugas que nacen con plumón y los ojos abiertos, lo que les permite una cierta independencia, al ser capaces de regular su temperatura corporal. Lógicamente los padres siempre están pendientes de ellas, aunque no les veamos cerca, pero en ocasiones podemos pensar que están perdidas o abandonadas.

Distinto sería el caso de encontrarnos un pollo con poco plumón, ya que no son capaces de generar calor. En esos casos los padres solo podrían alimentarlo, pero no les darían ese calor necesario. Aunque nos dé mucha pena, nunca deberíamos llevárnoslo a casa para tratar de criarlo nosotros, menos aún alimentarlo con pan y leche como se ha visto en algunas películas, ¡los pájaros no toman leche en libertad!

En este último caso lo mejor es contactar con un centro de recuperación de fauna o con alguna autoridad competente como el SEPRONA; ellos sabrán cómo actuar y te dirán qué es lo que debes hacer.

Puedes encontrar más información sobre la imagen y lo que os contamos en la web de Spring Alive.

TODA UNA EXPERIENCIA EN UN COLE

Queremos contaros la experiencia que hemos tenido en el CEIP Tudela Veguin, un pequeño colegio que recibe los niños de la zona. Se trataba de hacer dos talleres con TODOS los niños del Centro: 11 niños de infantil, 12 de 1º y 2º de Primaria y 15 de 3º, 4º, 5º y 6º de Primaria. Ya de entrada nos llamó mucho la atención el interés de José Manuel, director del colegio: estaba ilusionado con lo que le ofrecíamos, se nota que vive la profesión, perdón, la vocación.

Por nuestra parte, no sabíamos cómo se nos iba a dar este formato; con tantos niños mezclados, la verdad es que estábamos un poco inquietos, por no usar términos escatológicos. Eso por no hablar del hecho de enfrentarnos a dar los talleres con niños de 3 años, que los pobres apenas pueden sujetar los bolígrafos.

Monitora explicando en un taller de cajas nido

Una monitora explica una fase de la construcción de una caja nido

El taller se componía de dos partes: el primer día construiríamos 10 cajas nido entre todos los alumnos, divididos en dos grupos, infantil, 1º y 2º de una vez y el resto en otro grupo. El segundo día colgaríamos tres cajas, una correspondiente a cada ciclo, elegidas por votación de los participantes; después de colocar las cajas daríamos un paseo ornitológico.

Cuando se presentaron todos los niños del primer grupo aparecieron los primeros sudores fríos. ¿Cómo se maneja a un grupo tan dispar? ¿Cómo les cuentas tu temario y consigues llamar su atención? Y, la más importante, ¿dónde está el servicio?

Nos dejaron utilizar el aula de música para realizar los talleres, nosotros pensábamos que mucha música habría que poner para calmar a esas fieras. Acompañando a los niños vinieron sus profesoras y en un momento el aula se llenó de gente. Desde este momento tenemos que dar las gracias a todas las docentes del Centro, no habría sido lo mismo sin su valiosa y generosa aportación.

Niños haciendo cajas nido

Las profesoras supervisan a los niños mientras fabrican las cajas

Curiosamente, el arranque fue muy tranquilo. Nuestro método es intercalar videos con la fabricación de las cajas, para que no se cansen mucho y aguanten las dos horas de taller sin que se les haga pesado.

A medida que íbamos avanzando en las cajas nos íbamos tranquilizando, ya no tartamudeábamos tanto y nos fluían mejor las palabras. Veíamos que los niños se centraban con mucho interés en esta actividad. Las profesoras, que les conocen a la perfección, no paraban de colaborar echando una mano donde no llegábamos nosotros. Llegamos a ver incluso sonrisas en los rostros de los niños.

Niños haciendo cajas nido

Los niños pintan las cajas en varios grupos

La experiencia con el segundo grupo fue mucho más tranquila, no tuvimos que utilizar más medicamento para calmar nuestros nervios. Hicieron sus cajas con mucho interés, además no paraban de hacer preguntas acerca de los videos que les poníamos.

Finalmente se realizó la votación para elegir la mejor caja de cada grupo, que sería la que se colocaría en el siguiente día.

Cajas nido pintadas

Estas son algunas de las cajas que pintaron

El segundo día teníamos que salir a colocar las cajas y a dar un paseo donde pudieran iniciarse en el mundo ornitológico. Esta vez se dividieron en tres grupos: infantiles en uno, 1º y2º en otro y resto en otro.

Primero fue el turno de los mayores; como era de esperar, mostraron mucho interés en manejar los prismáticos y disfrutaron mucho al usar el telescopio terrestre. Regresamos al centro con la misión cumplida: disfrute y aprendizaje de una tacada.

Grupo de niños junto a caja nido colgada

Un grupo de niños posa junto a una caja nido que han colocado en un árbol

Con los de primero y segundo también iba a ser fácil, están en esa edad en que casi todo les llama la atención. Colocamos la caja en otro árbol y luego comenzaron las peleas para ver por el telescopio; como siempre, gracias a sus profesoras se consiguió restablecer el orden y continuaron disfrutando de ver pájaros y de usar los prismáticos.

Niño mirando con prismáticos

Un niño mira con los prismáticos mientras otro le observa

Llegó el turno de los pequeños. Si casi no sujetan los bolis, ¿cómo iban a hacer con los prismáticos? ¿Cómo les explicaríamos la forma de utilizarlos? ¿Cómo enseñarles a usar el cuaderno de campo? Regresaban los nervios y esta vez no teníamos Trankimazin.

Niños manejando una guía de aves

Tres niños manejan una guía de aves

Pues sí, finalmente usaron el cuaderno de campo para dibujar árboles y grandes pájaros, que colorearían al regresar de la salida. Y también utilizaron los prismáticos e incluso el telescopio, nos parecía increíble. Incluso nos atrevemos a decir que disfrutaron de la actividad.

Niñas mirando por un telescopio

Un grupo de tres niñas observa pájaros con prismáticos y telescopio

Una vez terminamos con todos los grupos llegó el turno de las despedidas y de los agradecimientos a todas las profesoras y a José Manuel por la labor desempeñada. Por fin pudimos deshacernos de la medicación: éramos capaces de andar por los pasillos del colegio sin los temblores del primer día, nos habíamos liberado.

Una gran experiencia para todos: niños, profesores y, sobre todo, nosotros.

MARZO ÑERARZO, ABRIL HUEVERIL Y MAYO PAJARAYO

Hay un refrán en Asturias que dice “Marzo ñerarzo, abril hueveril y mayo pajarayo”, que, traducido, significa “en marzo los nidos, en abril los huevos y en mayo los pollos”.

Pues es totalmente incierto, aquí los pájaros no paran de tener nidadas. Es cierto que este invierno ha sido muy suave, casi de juguete y eso ha facilitado que los pájaros empezasen antes con el celo, los nidos y los pollos. Pero es que estamos en junio y ya hemos visto la segunda nidada de los ánades o azulones que, por cierto, pasan las suyas para tener a su prole reunida.

Ánade azulón

Pareja de ánades azulones (Anas platyrhynchos)

 

Algunos crían en el rio Gueña a la altura de Cangas de Onís, aprovechando que este tramo del río esta encauzado pero, claro, les encanta investigar por los alrededores, lo cual incluye la carretera paralela al río y eso supone cruzarla como se pueda… Hace unas semanas tuvimos que parar el tráfico para tratar de reunir a toda la familia. Teníamos miedo de que les atropellase algún coche y los convirtiese en pato laminado. Preciosa la escena, corriendo detrás de seis patitos; espero que nadie lo grabase en video. No sé de donde viene llamar “pato”  a alguien torpe… ¡qué manera de correr! Cuando por fin pudimos reunir a la familia y lo comentábamos orgullosos con una abuela que nos estaba controlando, consiguió hundirnos en la miseria: “pues esta mañana iba con al menos 10 o 12 patitos, no sé dónde se habrán metido”, decía. Lo único que pensábamos mientras nos reponíamos de las 300 pulsaciones del corazón era que no apareciesen y hubiesen llegado al rio antes. El caso es que no los vimos más, cosa que nos vino muy bien para las piernas…

Además de los ánades, también hemos localizalado un nido de mirlo acuático, del que dicen que es un bioindicador y que sólo habita en los ríos con un nivel muy alto de calidad en sus aguas. Sin duda estos ríos lo son, porque aquí se ven con bastante frecuencia. Una pareja ha sacado la segunda nidada de bioindicadores y ya están buscando dónde instalarse.

Mirlo acuático

Mirlo acuático (Cinclus cinclus)
Foto cedida por Ana Mínguez Corella

Pero el caso más llamativo es el de las golondrinas. Junto a nuestra casa hay una cuadra, con sus vacas y todo. El dueño de las mismas decía que es habitual que en buenos años saquen hasta tres nidadas y ésto es lo que ha pasado este año: ya hemos visto a algunas golondrinas incubar la tercera nidada. Aprovechan el calor de la cuadra, así como el alimento que les proporcionan sus vecinas las vacas; una dieta insectívora al lado de casa. Con tantos incentivos no saben decir que no.

Golondrina común

Cuatro pollos de golondrina común en su nido.

 

Al principio de la primavera se veían unas cuantas golondrinas, pero ahora están por todas partes. Pasan volando a toda velocidad, algunas aprendiendo a esquivar los obstáculos y a cazar al vuelo; a este ritmo nos van a dejar la zona limpia de todo mosquito…  ¡buenas vecinas!