Categoria : talleres

Así se desarrolló el curso de iniciación a la ornitología en Bejes

El pasado fin de semana, del 26 al 28 de mayo, impartimos un curso de iniciación a la ornitología en el Albergue La Aldea de Bejes. Los objetivos del curso eran aprender a identificar aves, conocer un poco acerca del mundo de estos animales tan necesarios y, sobre todo, pasar un fin de semana en contacto con la naturaleza.

Bejes

Bejes, al amanecer

La organización corría a cargo de Begoña y Miguel, que se encargaron de que todo estuviese a punto. Gestionan el albergue de Bejes, un pueblecito fantástico en la vertiente cántabra de los Picos de Europa. Recomendamos a todo el mundo que pase unos días por allí, saldrá encantado. Tuvieron todo muy bien organizado, incluso los horarios de lluvia, que al producirse de noche, no impidió nunca la actividad en el exterior. Begoña se encargó de los banquetes, no se puede llamar de otra forma a esos platos tan ricos y abundantes que nos preparó. Por su parte, Miguel nos hizo de guía por los montes próximos a Bejes, además de amenizar los ratos de ocio con infinidad de anécdotas y graciosos toques de humor.

Este curso se dirigía a personas con inquietud por conocer un poco acerca de nuestros vecinos alados, pero también se apuntaron Luis y Gabriela, que ya saben mucho de aves y decidieron disfrutar del fin de semana en un entorno nuevo, intentando ver algunos pájaros que no tenían en su lista de avistamientos.

Observando buitres

Observando un nido de buitres, al otro lado del valle.

El resto de participantes, Isa, Pepe, Susi, Paco y Yolanda eran primerizos en estas artes. Nuestra mayor preocupación era que aprendiesen cómo iniciarse y a la vez pasaran un fin de semana divertido. Los temas a tratar eran: cómo usar los prismáticos, cómo manejar las guías de aves y grandes dosis de paseos por el monte para poner en práctica toda la teoría aprendida en el albergue.

Una característica que tienen los pájaros de bosque es su capacidad para no estar quietos más de tres segundos en una ramita, lo cual hace mucho más difícil la identificación, sobre todo cuando estás aprendiendo y no te da tiempo a ver prácticamente ningún detalle del pájaro. A veces ni tan siquiera les daba tiempo de localizar al pájaro a través de los prismáticos. Pero, en algunas ocasiones, hubo ciertos individuos que decidieron colaborar para que los principiantes pudiesen practicar a identificarlos, viendo detalles que luego les ayudaban a encontrarlos en las guías.

Consultado la guía de aves

Consultando la guía de pájaros. ¡Trabajo en equipo!

Cuando ésto se producía, se daba un momento mágico: las caras de los participantes se iluminaban al saber que habían acertado en su identificación. Hubo otros momentos en que no acertaron, es lo normal al principio, pero incluso en muchos de esos momentos estuvieron disfrutando de poder conocer tantas cosas de estas aves en las que antes no se habían fijado.

Recuerdo un pinzón que se quedó posando en un árbol muy próximo a nosotros, tan tranquilo que dio tiempo de montar el telescopio terrestre, apuntarle, enfocarlo y todos pudimos observarle a través de esta lente. Pudieron apreciar al detalle las coloraciones del plumaje, su pico y sus ojos. Parecía que estaba contratado por la organización para realizar esa actuación. En ese momento, los ojos de los participantes se iluminaban al dejar libre el telescopio para el turno siguiente. Los comentarios de todos al terminar la observación eran muy motivadores a seguir buscando y observando.

Pinzón vulgar

Un pinzón descansa en la rama de un plágano.

Finalmente, tras el banquete del domingo, se clausuró el curso con las despedidas de todos y las promesas de comprar una guía de aves y continuar con lo aprendido en el fin de semana. Por nuestra parte, hemos quedado encantados al conseguir que todos vuelvan a sus casas con una nueva forma de ver a nuestros vecinos alados y además hayan podido pasar dos días únicos en los Picos de Europa.

Esperamos que, tarde o temprano, volvamos a verles y nos cuenten nuevas vivencias de este mundillo que tantas satisfacciones te da.

Chochín

Chochín posado en unos cables.

A continuación os dejamos una lista de lo que pudimos ver, unos mejor que otros. Probablemente falte alguno en la lista:

– Alimoche común. Neophron percnopterus.

– Buitre leonado. Gyps fulvus.

– Águila real. Aquila chrysaetos.

– Vencejo común. Apus apus.

– Pico picapinos. Dendrocopos major.

– Golondrina común. Hirundo rustica.

– Avión roquero. Ptyonoprogne rupestris.

– Bisbita arbóreo. Anthus trivialis. Nos costó horrores identificarlo. Gracias, Luis!!

– Lavandera blanca. Motacilla alba.

– Mirlo-acuático europeo. Cinclus cinclus.

– Chochin común. Troglodytes troglodytes.

– Acentor común. Prunella modularis.

– Petirrojo europeo. Erithacus rubecula.

– Colirrojo tizón. Phoenicurus ochruros.

– Colirrojo real. Phoenicurus phoenicurus.

– Tarabilla común. Saxicola rubicola.

– Mirlo común. Turdus merula.

– Curruca capirotada. Sylvia atricapilla.

– Mosquitero común. Phylloscopus collybita.

– Papamoscas gris. Muscicapa striata.

– Herrerillo común. Cyanistes caeruleus.

– Carbonero común. Parus major.

– Trepador azul. Sitta europea.

– Agateador común. Certhia brachydactyla.

– Urraca. Pica pica.

– Corneja común. Corvus corone.

– Gorrión común. Passer domesticus.

– Pinzón vulgar. Fringilla coelebs.

– Serin verdecillo. Serinus serinus.

– Pardillo común. Carduelis cannabina.

– Camachuelo común. Pyrrhula pyrrhula.

PRIMER ENCUENTRO NACIONAL TURISMO DE OBSERVACIÓN DE LA NATURALEZA

Los días 19, 20 y 21 de mayo se celebró en Somiedo el www.encuentronaturewatch.com Desde el primer momento en que oímos hablar de él nos pareció tan interesante como necesario para el sector. Lo organizaban Luis Frechilla de www.daboecia.com   y Alfonso Polvorinos de www.elecoturista.com

Logo de Nature Watch

Logo de Nature Watch

La idea era crear un punto de encuentro de amantes de la naturaleza, ecoturistas, empresas de turismo de observación de fauna y  administraciones públicas. Todo esto cocinado con unas ponencias a cargo de personal muy cualificado y con unos contenidos muy trabajados. La salsa de este plato eran unas salidas en la madrugada para intentar ver osos y la proyección de la película Cantábrico. Los postres serían una mesa redonda para exponer los distintos puntos de vista del sector, así como buscar formas de evitar que se produzcan molestias a los animales observados.

Un participante buscando osos

Un participante buscando osos

Pensar en todo esto como una idea ya me parece una proeza pero, además, conseguir unir tantos esfuerzos y que la organización del evento fuese un completo éxito, creo que solo está al alcance de muy pocos.

Sala de ponencias

Sala de ponencias

Asistió gente de casi toda España. Todas las personas con las que hemos hablado, salieron encantados con el encuentro, diciendo maravillas de la organización, de las ponencias, de las salidas de campo, de la proyección de la película, incluso de la facilidad para encontrar alojamiento.

Mural con dibujos de pájaros

Mural con dibujos de pájaros

Nosotros asistimos como colaboradores; participamos con un taller de fabricación de cajas nido y otro de inicio en el mundo de la ornitología, para los niños del colegio de Pola de Somiedo. Además de los talleres intentamos ayudar en lo que se pudiera, pero hay reconocer que no fue necesario, estaba todo bajo control.

Niños mirando con prismáticos

Niños mirando con prismáticos

Por si esto fuese poco, se preocuparon de que no nos faltase nada, nos trataron como invitados de lujo. De verdad que fue un placer poder asistir a la materialización de esta estupenda idea a cargo de unos magos como Luis y Alfonso.

Muchas gracias por todo y, por favor, que no falten un 2º y hasta un 10º encuentro.

TODA UNA EXPERIENCIA EN UN COLE

Queremos contaros la experiencia que hemos tenido en el CEIP Tudela Veguin, un pequeño colegio que recibe los niños de la zona. Se trataba de hacer dos talleres con TODOS los niños del Centro: 11 niños de infantil, 12 de 1º y 2º de Primaria y 15 de 3º, 4º, 5º y 6º de Primaria. Ya de entrada nos llamó mucho la atención el interés de José Manuel, director del colegio: estaba ilusionado con lo que le ofrecíamos, se nota que vive la profesión, perdón, la vocación.

Por nuestra parte, no sabíamos cómo se nos iba a dar este formato; con tantos niños mezclados, la verdad es que estábamos un poco inquietos, por no usar términos escatológicos. Eso por no hablar del hecho de enfrentarnos a dar los talleres con niños de 3 años, que los pobres apenas pueden sujetar los bolígrafos.

Monitora explicando en un taller de cajas nido

Una monitora explica una fase de la construcción de una caja nido

El taller se componía de dos partes: el primer día construiríamos 10 cajas nido entre todos los alumnos, divididos en dos grupos, infantil, 1º y 2º de una vez y el resto en otro grupo. El segundo día colgaríamos tres cajas, una correspondiente a cada ciclo, elegidas por votación de los participantes; después de colocar las cajas daríamos un paseo ornitológico.

Cuando se presentaron todos los niños del primer grupo aparecieron los primeros sudores fríos. ¿Cómo se maneja a un grupo tan dispar? ¿Cómo les cuentas tu temario y consigues llamar su atención? Y, la más importante, ¿dónde está el servicio?

Nos dejaron utilizar el aula de música para realizar los talleres, nosotros pensábamos que mucha música habría que poner para calmar a esas fieras. Acompañando a los niños vinieron sus profesoras y en un momento el aula se llenó de gente. Desde este momento tenemos que dar las gracias a todas las docentes del Centro, no habría sido lo mismo sin su valiosa y generosa aportación.

Niños haciendo cajas nido

Las profesoras supervisan a los niños mientras fabrican las cajas

Curiosamente, el arranque fue muy tranquilo. Nuestro método es intercalar videos con la fabricación de las cajas, para que no se cansen mucho y aguanten las dos horas de taller sin que se les haga pesado.

A medida que íbamos avanzando en las cajas nos íbamos tranquilizando, ya no tartamudeábamos tanto y nos fluían mejor las palabras. Veíamos que los niños se centraban con mucho interés en esta actividad. Las profesoras, que les conocen a la perfección, no paraban de colaborar echando una mano donde no llegábamos nosotros. Llegamos a ver incluso sonrisas en los rostros de los niños.

Niños haciendo cajas nido

Los niños pintan las cajas en varios grupos

La experiencia con el segundo grupo fue mucho más tranquila, no tuvimos que utilizar más medicamento para calmar nuestros nervios. Hicieron sus cajas con mucho interés, además no paraban de hacer preguntas acerca de los videos que les poníamos.

Finalmente se realizó la votación para elegir la mejor caja de cada grupo, que sería la que se colocaría en el siguiente día.

Cajas nido pintadas

Estas son algunas de las cajas que pintaron

El segundo día teníamos que salir a colocar las cajas y a dar un paseo donde pudieran iniciarse en el mundo ornitológico. Esta vez se dividieron en tres grupos: infantiles en uno, 1º y2º en otro y resto en otro.

Primero fue el turno de los mayores; como era de esperar, mostraron mucho interés en manejar los prismáticos y disfrutaron mucho al usar el telescopio terrestre. Regresamos al centro con la misión cumplida: disfrute y aprendizaje de una tacada.

Grupo de niños junto a caja nido colgada

Un grupo de niños posa junto a una caja nido que han colocado en un árbol

Con los de primero y segundo también iba a ser fácil, están en esa edad en que casi todo les llama la atención. Colocamos la caja en otro árbol y luego comenzaron las peleas para ver por el telescopio; como siempre, gracias a sus profesoras se consiguió restablecer el orden y continuaron disfrutando de ver pájaros y de usar los prismáticos.

Niño mirando con prismáticos

Un niño mira con los prismáticos mientras otro le observa

Llegó el turno de los pequeños. Si casi no sujetan los bolis, ¿cómo iban a hacer con los prismáticos? ¿Cómo les explicaríamos la forma de utilizarlos? ¿Cómo enseñarles a usar el cuaderno de campo? Regresaban los nervios y esta vez no teníamos Trankimazin.

Niños manejando una guía de aves

Tres niños manejan una guía de aves

Pues sí, finalmente usaron el cuaderno de campo para dibujar árboles y grandes pájaros, que colorearían al regresar de la salida. Y también utilizaron los prismáticos e incluso el telescopio, nos parecía increíble. Incluso nos atrevemos a decir que disfrutaron de la actividad.

Niñas mirando por un telescopio

Un grupo de tres niñas observa pájaros con prismáticos y telescopio

Una vez terminamos con todos los grupos llegó el turno de las despedidas y de los agradecimientos a todas las profesoras y a José Manuel por la labor desempeñada. Por fin pudimos deshacernos de la medicación: éramos capaces de andar por los pasillos del colegio sin los temblores del primer día, nos habíamos liberado.

Una gran experiencia para todos: niños, profesores y, sobre todo, nosotros.

PON UNA CAJA NIDO EN TU VIDA

La presión urbana y los cambios en el paisaje han reducido las posibilidades de muchos animlaes de encontrar lugares en los que instalar los nidos o guaridas en las que criar. En ese momento llega nuestro turno de entrar en acción para intentar compensar esta situación.

¿Cómo podemos ayudar? Construyendo y colocando cajas nido. Con la colocación de estas cajas proporcionamos a los animales un lugar seguro en el que hacer sus nidos y criar a su descendencia.

Cajas nido

Cajas nido para aves

Pero, ¿cuáles son las ventajas de colocar estas cajas? Son varias y todas muy interesantes:

– proporcionamos un lugar seguro a las aves y murciélagos para anidar y criar a su prole y para refugiarse de la depredación.

– promovemos la lucha biológica contra las plagas, disminuyendo el uso de productos químicos, tales como insecticidas y productos contra plagas de roedores.

– tenemos la oportunidad de observar a las aves en un entorno cercano (¡¡pero siempre sin interferir en sus rutinas!!)

– contribuimos a la educación y sensibilización ambiental, al ayudar a las personas a tomar conciencia sobre cómo ayudar al medio ambiente.

Quizás no lo sabías, pero una pareja de golondrinas en pleno proceso de alimentación de sus polluelos es capaz de cazar al vuelo un montón de insectos al día. ¿Ya imaginaste la cantidad de picaduras que te ahorran? Pues lo mismo pasa con los murciélagos, que también se alimentan de insectos. Cuando colocamos cajas nido para que puedan reproducirse y refugiarse, estamos ayudando a que saquen adelante a sus crías y nos están ayudando a la vez! Interesante, ¿verdad?

Cajas nido

Caja nido de estorninos – Caja nido para murciélagos

En los campos de cultivo también son de mucha ayuda las aves insectívoras. Hay estudios en los que se ha comprobado que la colocación de cajas nido permitió una reducción del uso de insecticidas, lo que también nos beneficia: menos químicos en las plantas, menos químicos en nuestro cuerpo.

Por otro lado, si te gusta observar a las aves entrando y saliendo de sus nidos, con comida para sus crías, tener una caja nido cerca te ayudará a conseguirlo. Serás testigo de todo el proceso de alimentación y podrás ver, en primera fila, los primeros vuelos de los pollos! Eso sí, recuerda que NUNCA debemos interferir en la vida de los pájaros que estamos observando, ni abrir las cajas en medio de la primavera y mucho menos coger o tocar a los pollos. Si los padres nos ven manipular la caja, los huevos o los pollos, podrían abandonar el nido ¡¡y eso sería un desastre!!

Estornino con ceba y cría

Estornino con ceba y cría, en una caja nido.

Así que anímate a hacer una caja nido y colocarla cerca, donde puedas observarla. Además, si te gustan la fotografía o el dibujo, ¡ésta será tu oportunidad de oro!

INAUGURACIÓN Y COMIENZO DE ACTIVIDAD

Hola, os damos la bienvenida a todos. Inauguramos aquí un nuevo proyecto con el objetivo de acercaros un poco a la naturaleza, mostrándoos qué podéis hacer para interaccionar con ella y, al mismo tiempo, ayudar a conservarla.

Nos encontramos al pie de los Picos de Europa, en un enclave donde se mezclan la montaña con mayúsculas y el mar. Estos van a ser los escenarios en los que nos movamos, nuestras experiencias vendrán marcadas por los bosques que nos rodean.

lago Ercina

Robles, avellanos, castaños, plátanos y acebos están a la puerta de nuestra casa y sirven de cobijo a una gran variedad de aves, insectos, anfibios y mamíferos que nos dan mucho juego y entretenimiento, la verdad es que da gusto salir a dar un simple paseo.

 

camachuelo 2

En nuestras redes sociales os iremos contando el paso de las estaciones y describiendo los espectáculos con que nos deleiten nuestros vecinos.

Durante el verano ofreceremos a las familias que se acerquen a Cangas de Onís y sus alrededores talleres para aprender a distinguir las aves que nos rodean, así como a construir cajas nido que podrás llevarte a casa y colgar en el jardín, en un parque… El resto del año nos desplazaremos a los colegios próximos para enseñar a los alumnos a fabricar esas cajas nido.

Esperamos que nuestro proyecto te aporte algo positivo y nos permitas compartir contigo el privilegio de disfrutar de lo que nos gusta.