Monthly Archives : Julio, 2016

CONTRA LAS VENTANAS

Hace un par de días tuvimos de nuevo un choque frontal contra las ventanas de casa. En esta ocasión fue un juvenil de pico picapinos (Dendrocopos major).

Hagamos recuento de los accidentados que llevamos ya desde que comenzó la primavera.

La primera en tener un encontronazo fue una golondrina (Hirundo rustica); yo diría que era un macho, a juzgar por la longitud de las plumas de la cola. Después de comprobar que no se había matado, dejamos a nuestro aturdido amiguito en lo alto de la pila de leña, por si a alguno de los gatos de la zona se le ocurría entrar en el jardín (cosa bastante habitual, por cierto). No tardó más de 15 ó 20 minutos en recuperarse y volver a sus piruetas aéreas.

Golondrina accidentada

Golondrina accidentada

Después de este episodio, decidimos colocar un dvd en la ventana, pegado por dentro, para ver si los reflejos de la luz impedían a los pájaros chocarse contra los cristales.

Pero unas semanas más tarde volvimos a oír un golpetazo: una hembra de pico picapinos (Dendrocopos major) caía al suelo. Nos dio un buen susto, parecía que tenía el cuello roto o algo así, pero afortunadamente estaba bien. Nuevamente colocamos a nuestra alada amiga en lo alto de la pila de leña, algo alejada del alcance inmediato de los gatos y ahí la dejamos descansar.

Hembra de pico picapinos accidentada

Hembra de pico picapinos accidentada

Tardó algo más que la golondrina en recuperarse, de hecho pasó una media hora hasta que alzó el vuelo y se trasladó a la barandilla de la terraza de los vecinos, a los que suele robar nueces varias veces al día.

Hembra de pico picapinos recuperándose

Hembra de pico picapinos recuperándose

Allí, posada en uno de los postes, esperó paciente a se le que pasase del todo el tremendo golpe que se había dado.

El último accidentado, como os contábamos al principio, ha sido un joven pico picapinos. Esta vez el choque fue contra la ventana que da al prado de al lado de casa, por donde campan a sus anchas los gatos del pueblo. Así que decidimos meterlo en el jardín, también por protegerle del solazo que caía a esas horas (sí, sí… en Asturias también tenemos días con un sol de justicia). ¡Vaya escándalo que montó el jovenzuelo mientras lo trasladábamos!

Joven pico picapinos

Joven pico picapinos

Este fue el que más tiempo tardó en recuperarse y echar a volar, quizás por ser más joven… quién sabe. Estuvo casi una hora en el jardín, escondido entre unas ramas de roble. No volaba, sólo daba saltitos de rama a rama y al cabo de un rato, desapareció.

Si alguna vez un pájaro se choca contra vuestra ventana, procurad no tocarlo demasiado, para evitar hacerle daño. Si es posible dejarlo fuera del alcance de perros y gatos, ponedlo en alto y dejad que se recupere del golpe. Seguramente volará en poco tiempo, como les pasó a nuestros accidentados amiguitos! Colocando alguna pegatina en las ventanas o algún cd/dvd es probable que reduzcáis las posibilidades de accidentes. Si lo que encontráis es un pollo y tiene buena salud y parece bien alimentado, dejadle, es posible que sus padres estén cerca y le sigan alimentando aunque se haya caído del nido.

Uppsss… alguien acaba de “llamar” a la ventana otra vez… voy a ver!